miércoles, 2 de marzo de 2011

TALENTS SHOW ESPAÑA VS EEUU

 VS
Hace dos semanas vivimos en España la cancelación del talent show musical por excelencia Operación Triunfo, abreviado como OT, que se consideró como fenómeno social en su primera edición, que con sus sucesivas ediciones se ha ido degradando hasta no poder completar sus trece galas por falta de audiencia. 

Muchas son las preguntas y muchas son las opiniones que se han dado a raíz de la cancelación, es culpa del casting?, de la presentadora?, de la organización? En mi opinión, son todos los factores los que han jugado en contra del programa.

Este año me entró la curiosidad por seguir American Idol, el OT americano, que cada año barre en audiencia y de donde han surgido estrellas tan famosas mundialmente como Kelly Clarkson y Jennifer Hudson entre otros muchos. Y aunque no han comenzado todavía las galas, están claras las diferencias de ambos programas solamente viendo el casting.

El mayor problema  de la edición española es la elección de concursantes. Son muchas las grandes voces que no se sabe porque se quedan fuera de primeras, como es el caso de Ruth Lorenzo, que se presentó en la segunda edición sin pasar la primera etapa. Años más tarde se instaló en Londres y se presentó en X Factor, donde consiguió mucha popularidad, fue finalista y ahora es reconocida allá donde va en Inglaterra. Por qué Noemí Galera (la directora de casting) no cogió a Lorenzo? Os pondré una de sus famosas actuaciones en el programa para que veáis lo que nos perdimos en aquella edición.


Y aquí la ganadora de aquel año, Ainhoa, que sin tener nada en contra, no llega a la altura de Ruth


En España intentan fomentar el morbo, criticar y derribar a los concursantes o extraer historias que enganchen a la audiencia mientras se dan los veredictos, y no piensen en cambiar de canal. Eso nos hizo sufrir a personajes que poco sabían de música, pero que por morbo y por ser famoso se daban el derecho de decidir sobre las actuaciones musicales, y concursantes muy limitados que por caer en gracia iban pasando gala tras gala. Aquí lo importante es la audiencia y que hayan todo tipo de sectores representados.

Me refiero al chico, que se llama Juan


Simon Cowell es el creador de X Factor (exportado a España por Cuatro) y de American Idol, siendo juez en ambos programas (en American Idol hasta la pasada temporada y este año estrena la versión americana de X Factor). Simon ha descubierto a artistas que han conseguido fama mundial, tiene muy buena visión de lo que ha de ser un artista y una vez lo tiene lo asciende a lo más alto, como pasó con Leona Lewis, que ganó en Gran Bretaña una edición de X Factor, y consiguió colocar su primer single como número 1 en varios países como EEUU, donde un inglés no había coronado la cima en décadas.


Simon se hizo famoso por no cortarse a la horade su veredicto, sin pensaba que era horrible la actuación que le habían mostrado lo decía sin tapujos. Esto fue imitado por Telecinco contratando a Risto Mejide, publicista con muy buena mente comercial, que imitó el estilo de Cowell y dió muy buena audiencia en las dos ediciones que estuvo, siendo el momento de los registros más altos y más comentados del programa.

No es raro que un miembro del jurado tenga más presencia que los concursantes? En España no, porque los concursantes no suelen tener mucho carisma que pueda atrapar al espectador, sino que dependen del entorno para crearse un personaje más o menos atractivo. Y eso se debe a la falta del sentido del espectáculo, a la falta de más cultura (no en todos los casos), a la falta de conocer realmente el mundo de la música y la televisión y en la caza de la fama fácil y rápida.

Mientras en EEUU la mayoría llevan años haciendo música como algo más que un hobby, en España muchos utilizan su habilidad en busca de dinero lo más rápido posible.

Un casting es lo más importante para un artista, debe demostrar en segundos su valía, y eso los americanos lo saben muy bien, se preparan hasta el último detalle, hacen una versión propia de la canción que escogen, y sino llegan a entrar en el programa, al menos se quedan en el recuerdo de los que los puedan ver.

En España en cambio, si uno se acerca a la cola del casting, el 85% de los que se presentan cantan las mismas canciones, nadie parece haberse fijado en su indumentaria, y cantan de manera muy parecida la canción, intentando imitar al cantante original.


Y para colmo, cuando alguien destaca y tiene un timbre de voz peculiar, le machacan y le dificultan su progresión, aunque no siempre les sale bien la jugada. En la edición del 2008, los mismos profesores y algunos miembros del jurado cargaban libremente contra la concursante Virginia Maestro, que recibía el único apoyo de un miembro del jurado y del público. Las mofas sobre su voz aguda se acallaron cuando consiguió ganar su edición, ser nº1 de Itunes con su single, disco, y ser laúnica de su edición en sacar 2º album que encima ha colocado en el top 3 su primer single The Time is Now, aire fresco para el pop español que destaca entre la escasa y poco variada oferta española.


Una vez más, el público respondía de diferente manera al jurado.

En American Idol pasa totalmente lo contrario, bucan originalidad y calidad, cuando tienen el casting escogido, cuesta decir quien es el mejor por la increíble calidad de casi todos los concursantes, es por eso que cuando uno se pone en la piel del jurado entiende que lo pasen mal al tomar decisiones, como le ha pasado este año a Jennifer López, que se ha estrenado como jurado y se derrumbó al tener que decidir los finalistas del casting.


Esto le pasó frente Chris Medina, un concursante que nos emocionó a todos con su emotiva historia (cuando se había prometido, su futura esposa con menos de 20 años tuvo un trágico accidente que la dejó parapléjica y una grave disminución cerebral) que cantaba con mucha emotividad y para sacar adelante a su novia. Esta tan bien montado el casting, tan bien escogido, que cuando vimos por primera vez la historia de Chris nos emocionó, y andie pone en duda las lágrimas de Jennifer porque debe de ser duro escoger entre tan buena competencia.

En España en cambio, va antes el rol que puede adaptar el concursante que su voz, solo así se explica esta desastrosa elección.

La edición de las galas aquí es de más de 3 horas, rellenadas como se puede con actuaciones, vídeos, veredictos y expulsión. En USA piensan en lo que piensa el espectador, no quiere estarse tres horas viendo un programa que puede resumirse perfectamente en la mitad de tiempo, por eso hacen tres galas, cada una dedicada a una parte del programa, por lo que el espectador no pasa de más de 1h y 20 min de duración y siempre tiene ganas de más, nunca se le cansa, antes de cada corte publicitario te anuncian lo que vendrá para despertar tu curiosidad y mantenerte enganchado. Aquí cuesta llegar sin dormirse al veredicto del jurado por la escasa emoción que transmite el producto al completo.

Cuando salen de la academia española, son pocos los que consiguen continuar en el mercado musical, y el 90% de los casos lo hacen con discos de dudosa calidad que pasan desapercibidos por el público y la mayoría terminan en las sombras. Los que consiguen el éxito, van repitiendo la fórmula del primer disco en los siguientes. Están prefabricados aún cuando tienen mucho potencial como es el caso de Chenoa.


    


La concursante tenía fuerza y mucho carisma, pero al comenzar su carrera musical se decantó por un pop sencillo y directo del gusto del público español, que le diera ventas fáciles, pero que no la dejaran expandirse más allá de tierras españolas y latinoamericanas. En cambio, Kelly Clarkson por ejemplo, ha trascendido en todo el mundo, llegando a ser nº1 en nuestro país.

  

Donde estaba la garra que demostró en el programa?

En American Idol pasa lo contrario, saben aprovechar al artista y hacerle un disco a su medida.

Kelly Clarkson en American Idol

 

Kelly Clarkson fuera del programa

 



Hoy martes han comenzado las galas de American Idol, y después de ver el casting estamos deseando ver la trayectoria de los concursantes, en cambio no echamos de menos a los de aquí. Por qué? Por todo lo que he dicho y más, no solo por el dinero como siempre se dice. Se dice que OT volverá cambiado, si es así que por favor tomen notas de la gran versión americana.



Jennifer Hudson en fue eliminada en la 5ª gala y ahora tiene un Oscar y una exitosa carrera musical

Otro programa es Fama a Bailar, que sería el homónimo de American Best Dance Crew programa de baile de Randy Jackson, donde buscan al mejor grupo de baile. 

El programa americano muestra en 20 min maravillas como estás. 


20 minutos de entretenimiento puro y duro, sin adornos y directos, que se quedan cortos y consiguén despertar el interés por ver el siguiente programa.

En España no es así, el programa dura 2 horas, rellenadas de anécdotas de los concursantes, sus vivencias, sus amoríos, metiendo una forzada tensión entre profesores y alumnos. Metiendo además concursantes ineptos que sirven como bufones para añadir comedia y hacer más llevadero el programa.


Las tres primeras ediciones fueron buenas por el buen casting que se hizo y el gran carisma de los profesores que ayudaban favorablemente. Pero la última edición ha terminado cancelada por ser una absurda copia de las anteriores, sin gracia alguna y con demasiado relleno artificial que eclipsan lo importante, el baile.

Están de capa caída los talents shows? En España si, un si redondo y rotundo. En EEUU no, ya que arriesgan con novedades tan originales como Face Off, del que os hablamos en el blog y que da gusto ver.
















1 comentario:

  1. Gran artículo.
    Gracias por currártelo ;)

    ResponderEliminar

Traductor