domingo, 20 de abril de 2014

CRÍTICA THE AMAZING SPIDERMAN 2

Si Marc Webb decepcionó en la primera película del reboot del hombre araña, y dio la razón a los que criticaban su fichaje para la nueva saga, con esta secuela (la última que hace del héroe arácnido) viene a demostrar que no solo vale para comedias románticas, y que aprende de sus errores, aportando a Spiderman todo lo necesario para hacernos ver la versión más fiel posible al cómic.

Muchas quejas se daban por la poca acción en The Amazing Spiderman, que se centraba más en la relación de Peter con Gwen Stacy, emulando a la gran obra de Webb 500 Days of Summer, con la amenaza del lagarto como excusa para las breves secuencias de acción.

Para esta nueva entrega, el estudio ha preferido ir directamente a lo que reclamaban los fans, ser más fieles al cómic, y sobretodo, hacer una película del superhéroe, más que una comedia romántica. Y para ello, han recurrido a tres populares villanos, han cerrado tramas abiertas anteriormente, y han seguido el camino que la versión impresa marcó años atrás.

Andrew Garfield es el mejor Spiderman posible, tiene el físico de Peter Parker, mucho talento, carisma, y sobretodo, una química con Emma Stone que consigue ganarse fácilmente al espectador. Atrás queda el Parker de Tobey Maguire, que nunca terminó de convencernos.


Por su parte, Emma Stone es la chica perfecta, con una actriz que ha demostrado con creces ser de las mejores de su generación, y la chica que todo chico querría como novia, es una robaplanos constante.
Cuando leímos que habrían 3 villanos, era lógico que recordáramos la fallida Spiderman 3 de Sam Raimi, que no supo dar el tiempo, y la historia para que todas las piezas encajaran, pero en esta ocasión, si que han sabido armar el puzzle. Con guionistas como Alex Kurtzman, Jeff Pinkner y Roberto Orci (de Robot Studio, que han escrito Fringe, Alias, Lost, las nuevas versiones de Star Trek) trabajando a la par con guionistas de cómics para dar forma a una nueva aventura que introduzca una nueva gran saga del Spiderman, finiquitando los fallos cometidos hasta ahora.

Electro es el enemigo principal, con un nuevo origen y look, no terminaba de convencernos en los trailers, pero la elección no puede haber sido más acertada. El personaje de Jamie Fox no es que sea un alarde de originalidad y de hecho es por momentos histriónico y exagerado, pero ofrece las luchas más espectaculares desde la que vimos contra Octopus en Spiderman 2, y técnicamente, su enfrentamiento final es espectacular. Mientras se desarrolla la trama, tenemos un inicio con una versión prematura de Rhino (el gran Paul Giamatti) que tiene su tiempo justo, como mero inicio del personaje, y la introducción del nuevo Harry Osborn (Dane Dehaan), mucho mejor que el que hizo James Franco, que no solo aporta una nueva visión del Duende Verde... en esta ocasión está mucho mejor integrada en la trama principal, más convincente y sólida, sin convertirse en el enemigo principal, si interviene de la forma más sabia en el film. 


La trama principal sitúa a Peter Parker como estudiante universitario (se menciona pero no se ve en ningún momento, del mismo modo que se menciona del Daily Bugle y Jameson... pero no los vemos en el film) continuando el duro debate moral de Spiderman sobre si ha de continuar su relación con Gwen Stacy o romper por el bien de ella (Los contras de ser la novia de un superhéroe es que en cualquier momento puede aparecerte un friki con superpoderes y fulminarte simplemente por estar saliendo con su archienemigo...) En cualquier caso, pronto, Spiderman se ve las caras con su enemigo más temible hasta la fecha, Electro, un Jamie Fox algo sobreactuado pero convincente en el rol de un tipo cuya obsesión por Spiderman y nula vida social, sumados a sus recién adquiridos superpoderes y una enfermiza sed por atención... se convierte en un cóctel que debía salir mal por razones obvias. Sea como sea y con varias subtramas mezcladas con la principal (Los padres de Peter, Harry Osborn etc.) el guión, pese a su sencillez, nos lleva de forma más que coherente por la comedia, la acción y el drama en uno de los filmes de superheroes más equilibrados de los últimos tiempos, y de hecho, tiene en su clímax una intensidad y tensión a la que no estamos acostumbrados. 

Dicho esto, The amazing Spiderman 2 también comete ciertos errores (menos que sus aciertos todo sea dicho) y es principalmente la autoconsciencia de su mera intencionalidad de entretenimiento. 

Echamos de menos algo más de profundidad en una trama que peca de ser excesivamente anecdótica y simple, así como un estilo algo infantil en la práctica totalidad de la película o un humor bastante vacío. Pese a ello, The amazing Spiderman 2 mejora en todo a su predecesora (algo por otra parte bastante fácil de conseguir...) y supera a la primera y tercera entrega de la anterior trilogía de Sam Raimi. Toda una muy recomendable sorpresa.

Técnicamente es un espectáculo de efectos especiales, acción a raudales, el mejor Spiderman visto hasta ahora, un 3D fantástico y unos enemigos a la altura. 

Como curiosidad, hay muchos detalles de por donde irán los tiros próximamente, y personajes muy conocidos que hacen su aparición, sabiendo quienes son por nombrarlos.

Esta visto que Sony quiere emular a Marvel con lo que el universo del hombre araña le permite, y como inicio, promete mucho.

 NOTA: 8/10











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Traductor